Performances

La letan铆a a la Virgen de los navegantes o mareantes es una performance, de ritual decolonial, que expone en plegarias la justificaci贸n de la colonizaci贸n y esclavitud.

En una ciudad como Sevilla, donde las v铆rgenes toman tanta importancia social y sentido de pertenencia, incluso entre j贸venes, personas racializadas denunciamos esta naturalizaci贸n del coloniaje y esclavitud ubicada en el patrimonio colonial: Real Alc谩zar, antigua Casa de la Contrataci贸n.

Esta performance fue estrenada en la orilla del r铆o Guadalquivir. Cuerpo de agua crucial para el expolio de Abya Yala y la trata de personas negras esclavizadas.

acerca de

Una virgen colonial

El Real Alc谩zar de Sevilla fue la antigua Casa de la Contrataci贸n. Instituci贸n colonial encargada, a nivel de toda Espa帽a, de gestionar y regular el extractivismo de territorios en Abya Yala (Am茅rica y sus Antillas) y transporte mar铆timo a las colonias espa帽olas.

La virgen de los navegantes est谩 representada en este cuadro ubicado en el Alc谩zar de Sevilla. Es el s铆mbolo por excelencia de este edificio y el legado colonial y esclavista espa帽ol. En la obra la virgen se alza sobre los mares,聽 para proteger a los barcos y las gentes responsables de las invasiones. En el cuadro, aparecen cobijados por la virgen: Fernando II de Arag贸n y el emperador Carlos, junto a Crist贸bal Col贸n, Am茅rico Vespucio y uno de los Hermanos Pinz贸n. En el fondo, casi a penumbras, est谩n las personas originarias de estos territorios.

Mirada cr铆tica a la industria del turismo y cinematrogr谩fica

Fly to Burundanga surge de la investigaci贸n de carteles publicitarios para viajar al Caribe, donde recogen im谩genes exotificadoras de elementos culturales de personas afrodescendientes en territorios isle帽os y costeros, profundamente trastocados por la colonialidad y plantaciones esclavistas. La industria cinematogr谩fica a su vez ha reproducido estas l贸gicas de banalizaci贸n sobre el Caribe y sus gentes, proyect谩ndoles como objetos de consumo y ocio esencialista.

La imagen cristalizada del caribe fundamentada en el mito colonial de aventuras, piratas y mujeres afrodescendientes con frutas en la cabeza, hombres negros tocando tambores impacta de manera omnipresente las identidades caribe帽as. Los anuncios publicitarios del turismo internacional han sido popularizados por los estereotipos sobre estos territorios y su gente negra. Ser caribe帽o y antillana siembra en s铆 una disociaci贸n cr贸nica entre la mirada del turismo blanco de pa铆ses del norte global y la propia construida a partir de la historia moderna-colonial.