Can√≠bal caribe√Īo: el nombre que nos puso Col√≥n

√öltimamente, se est√° repitiendo mucho la palabra can√≠bal para referirse a la gente del Caribe. En repetidas ocasiones, se ha estigmatizado a personas negras caribe√Īas por tener una personalidad comunicativa tan directa y sin miedo a la confrontaci√≥n. Todo esto es producto del colonialismo.

El Caribe es la zona de Am√©rica donde m√°s afrodescendientes ha habido, junto con Brasil, debido a la esclavitud impuesta por Europa. En este sentido, el estereotipo racista sobre las personas negras de ser violentas se entrecruza con el √©tnico caribe√Īo. Las personas negras caribe√Īas, por un lado, son vistas como violentas y agresivas no solo por la raza, sino tambi√©n por el mito del canibalismo.

Las primeras tierras a las que lleg√≥ Col√≥n fueron las del Caribe. Las islas de esta zona han sido divididas geogr√°ficamente en dos: Antillas mayores y menores. Los habitantes originarios de las mayores eran los ta√≠nos, mientras que los de las menores eran los caribes. En numerosas cr√≥nicas de los se√Īores colonizadores se describe a los ta√≠nos como aliados de la causa evang√©lica-europea, mientras que a los caribes como can√≠bales.

Crist√≥bal Col√≥n y sus ayudantes fueron quienes construyeron los arquetipos del Otro. En concreto, el del Otro caribe√Īo como salvaje. La cuesti√≥n es que en esta categor√≠a de salvaje, describieron a los buenos salvajes (ta√≠nos) como dadivosos, mientras que a los malos salvajes (caribes) como los b√°rbaros. La antrop√≥loga Sof√≠a Redig Blase ha explicado las razones de esta l√≥gica:

¬ęA esa imagen del buen salvaje se contrapone la del mal salvaje que, dicho sea de paso, no se ver√° sustancialmente modificada por una raz√≥n muy simple: hace que la guerra sea justa y permite leg√≠timamente intervenir en favor de los buenos salvajes. Los malos salvajes, eso s√≠, van a ser catalogados de viles, pol√≠gamos, bestiales, √°grafos, grotescos, burdos, r√ļsticos, agrestes, paganos, trastornados, depravados, delincuentes, balbucientes. En suma: b√°rbaros.¬Ľ

El origen de la deshumanizaci√≥n racista no solo se dio por la esclavitud y la justificaci√≥n de que las personas negras no eran seres humanos, sino tambi√©n en el colonialismo. Col√≥n tambi√©n pensaba que la palabra can√≠bal se refer√≠a a can o perro. Por lo que las asociaciones metaf√≥ricas de las personas racializadas caribe√Īas como animales surgen del colonialismo y se refuerzan con la esclavitud.

Otra de las aseveraciones que hac√≠an los colonizadores europeos era que los caribes eran despiadados y se com√≠an a sus enemigos. He aqu√≠ el origen del mito del canibalismo. La imagen del salvaje b√°rbaro-can√≠bal se sigue reproduciendo en la cultura blanca-europea. Esta forma de ver a las personas caribe√Īas ha sido perpetuada hasta hoy. El antrop√≥logo dominicano Jose Guerrero habla de esto:

¬ęLa construcci√≥n imaginaria del indio caribe como salvaje antrop√≥fago justific√≥ el primer etnocidio europeo en Am√©rica. El t√©rmino can√≠bal, creado por Col√≥n al asociar a gente del Can (China) con los caribes, fue usado por Cervantes, G√≥ngora, Lope de Vega y Shakespeare para caracterizar a los peores personajes de la literatura.¬Ľ

Ampliando las pr√°cticas que construyen estereotipos de las personas racializadas caribe√Īas violentas, en este art√≠culo de National Geographic, el titular es: ¬ęCol√≥n encontr√≥ can√≠bales cuando lleg√≥ al Caribe.¬Ľ Sin embargo, cuando lo lees completo, notas que lo que descubrieron en realidad los cient√≠ficos fue que encontraron personas de la etnia caribe en algunas zonas donde antes se pensaba que no. Mientras que la hip√≥tesis de que eran can√≠bales, el propio cient√≠fico citado en el art√≠culo afirma que ¬ęquiz√°s hubo canibalismo.¬Ľ

Nos detenemos para preguntarnos, ¬Ņcu√°l es la necesidad de National Geographic de poner un titular como este cuando en el mismo art√≠culo no asegura esto? La propaganda colonial y racista de proyectar a las personas caribe√Īas como salvajes es hist√≥rica y perdura hasta hoy, incluso en los medios comunicativos que gozan de credibilidad cient√≠fica.

Asimismo, nos detenemos para preguntarnos: ¬ŅQui√©n le puso nombre al Caribe? ¬ŅEs acaso casualidad que Europa escogiera este nombre de connotaci√≥n salvaje-b√°rbara para designar esta regi√≥n, e impl√≠citamente a sus gentes y poder legitimar el neocolonialismo?

Las personas negras caribe√Īas, habitando una de las zonas del continente donde m√°s violencia colonial y racista persistente y duradera hay, han desarrollado una personalidad transgresora de resistencia hist√≥rica-ancestral que es considerada violenta, directa, agresiva e iracunda. Reducirles a esto resulta una t√°ctica ultra antigua, pero vigente, que le ha funcionado muy bien a Occidente para ocultar el origen racista y la sustancia de dominaci√≥n.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *